sábado (Saturday)

ESTUDIO DE CRISTALIZACIÓN DE 1 Y 2 SAMUEL– Semana 12

Principios espirituales, lecciones de vida
y advertencias santas
respecto al disfrute de la buena tierra
según son vistos en las cinco figuras principales
en 1 y 2 Samuel

2 Timoteo 2:22
22 Huye de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón puro invocan al Señor.

Jueces 5:15-16
15 Y los príncipes de Isacar estaban con Débora; / e Isacar fue fiel a Barac; / al valle fueron enviados detrás de él. / Entre las divisiones de Rubén / hubo grandes resoluciones de corazón.
16 ¿Por qué te sentaste entre los rediles, / escuchando los toques de flautas para los rebaños? / En las divisiones de Rubén / hubo gran escudriñamiento de corazón.

1 Corintios 6:13-20
13 La comida para el vientre, y el vientre para la comida; pero Dios reducirá a nada tanto al uno como a la otra. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo.
14 Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará mediante Su poder.
15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Tomaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? ¡De ningún modo!
16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque Dios dice: “ Los dos serán una sola carne”.
17 Pero el que se une al Señor, es un solo espíritu con Él.
18 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca.
19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo.

<< SEMANA 12 – DIA 6 >>

David cometió adulterio siendo consciente de ello.

Cuando Mateo escribe la genealogía de Cristo, él intencionalmente escribió: “David engendró a Salomón de la que había sido mujer de Urías” [Mt. 1:6b]. Esto muestra la gravedad del pecado de David.

Necesitamos aprender de David tanto en el aspecto negativo como en el aspecto positivo. Las concupiscencias de la carne son un elemento devastador que puede destruirnos. Si un hombre tan piadoso como David pudo ser seducido, ¿cómo podemos nosotros escapar? Los seres humanos son seres humanos, la carne es carne y las concupiscencias son concupiscencias. Siempre  debemos guardar la distancia entre nosotros y aquellos del sexo opuesto. Una persona joven nunca debe hablar en privado con un miembro del sexo opuesto en un cuarto cerrado. Ninguna persona piadosa debe relacionarse con el sexo opuesto de forma ligera. Independientemente de nuestros logros espirituales en nuestra búsqueda espiritual, es posible que cualquiera de nosotros cometa tal pecado.

Lectura para hoy

El defecto de David consistió en que no restringió su carne. Cuando lo coronaron rey en Hebrón a la edad de treinta años, ya tenía por lo menos seis mujeres (2 S. 3:2-5). Más tarde, abusó de su reinado al asesinar a Urías y robarle su mujer.

En Su obra de creación, Dios estableció que el hombre tuviera una sola mujer a fin de producir hijos piadosos (Mal. 2:14-15). Sin embargo, algunos hombres quebrantaron este principio. Por ejemplo, Gedeón, uno de los jueces de Israel, tuvo muchas mujeres (Jue. 8:30). Booz, un antepasado importante en la genealogía de Cristo, fue un buen ejemplo, pues él tuvo control de las concupiscencias de su carne (Rt. 3). Samuel también fue un buen ejemplo. Su madre lo consagró a Dios como nazareo, y él guardó el voto de su madre toda su vida. Al contrario, David, a pesar de ser un hombre conforme al corazón de Dios, experimentó un gran fracaso respecto a las concupiscencias de la carne.

Dios castigó severamente a David a causa de la magnitud de su pecado.

Dios amaba a David, pero debido a su pecado David perdió su buena reputación y la posición que tenía así como a once de las doce tribus. La tribu de Judá fue la única que permaneció con David (2 S. 20:1-2). Después del reinado de Salomón, el reino se dividió y, al final, Judá e Israel fueron llevados cautivos. Los hijos de Israel perdieron su nación y la tierra de sus padres; fueron esparcidos por todo el mundo; y fueron perseguidos y matados. Hoy, a pesar de tener un estrecho pedazo de tierra cerca del mar Mediterráneo, ellos no tienen paz con sus vecinos.

El relato del juicio castigador de Dios sobre David está escrito como una advertencia para nosotros hoy (1 Co. 10:11). Deberíamos leer este relato con seriedad en la presencia de Dios. Este relato nos advierte que dar rienda suelta a la carne es serio. David fue tentando simplemente por una mirada, y luego fracasó al no restringirse.

Al relacionarnos con miembros del sexo opuesto, nosotros, los que estamos en el recobro del Señor, debemos estar santificados y apartados para Dios. La maldad respecto al sexo es muy contagioso. Debemos ejercitar nuestro espíritu para vencer nuestra carne y nuestro viejo hombre. Esto no debe ser una simple enseñanza, sino una práctica en nuestra vida diaria.

Todos los santos, sobre todo los jóvenes, deberían escudriñar sus corazones y tomar una firme resolución de corazón (Jue. 5:15-16) referente a jamás seguir el camino de dar rienda suelta a la carne … Necesitamos decir: “Señor Jesús, te amo, te  necesito y te recibo”. Si decimos esto, Él será nuestro Salvador y nuestra salvación dinámica. Por ser el Cristo pneumático, Él nos salvará, nos resguardará y nos protegerá de la contaminación de esta era a fin de que podamos guardar la gloria que hemos alcanzado.


Himno, #405

Tenemos un glorioso Rey.
Su trono en los cielos está;
Los mundos son todos de Él,
Los reinos Su cetro verán.
Él mora con Su pueblo aquí
En pruebas socorro les da;
Por Su obra moramos con Él,
Su carga nos gusta llevar.

Yo moro con mi Rey Jesús;
Junto con los Suyos está;
Abriéndole mi corazón,
Su templo y Su trono serán.
Así cual María a Sus pies,
Me inclino en Su pecho cual Juan;
¡Qué gozo Su presencia trae!
Su seno es descanso eternal.

Por Su obra yo moro con Él;
Comparto en Su glorioso plan,
Su reino a la tierra traer
Y Su salvación proclamar.
El mundo con Su galardón
Por pérdida lo he de contar;
Su obra es mi único afán,
Su cruz mi mensaje total.

Por Su obra yo moro con Él,
Es Suya y mía no es;
La traza y prepara por mí,
Llenándome con Su poder.
En gozo se cambia el deber,
Se hace alabanza el orar;
Por Su obra yo moro con Él
Obrando en la fuerza del Rey.

Por Su obra moramos con Él
Y obramos con Él sin cesar;
Muy pronto vendrá nuestro Rey,
En gloria se aparecerá.
Y así en más íntima unión
 La obra más noble será;
Moraremos con nuestro Rey
Por Su obra en un gozo eternal.


Lectura Adicional:
CWWL, 1964, vol. 1,  “Un Joven en el plan de Dios,“ c. 1, 3
  Estudio-Vida  de 1 & 2 Samuel,   mensajes. 19, 21-22
    CWWL, 1987, vol. 2,  “Palabras de entrenamiento en la nueva manera,“ c. 2
CWWN, vol. 34,  “La Iglesia Gloriosa,“ c. 3
CWWL, 1964, vol. 4,  “La visión del edificio de Dios,“ c. 11

(c) Living Stream Ministry, 2021, used by permission